Está claro que para que el médico ubique perfectamente la causa de la caída del cabello deberá ordenar exámenes de sangre para reconocer problemas nutricionales u hormonales, aunque cuenta también con la posibilidad de hacer analizar el pelo del paciente, estudio llamado tricograma, y en el que se contabiliza el porcentaje que se cae y crece.

Ahora bien, dada la antigüedad del problema, hay sinnúmero de posibles soluciones. Una de las más modernas es la iontoforesis, terapia indicada por los dermatólogos para introducir profundamente en el cuero cabelludo fármacos o nutrientes a través de electrodos, de manera que se pueda inducir el crecimiento del cabello.

Para el mismo fin hay máquinas que mediante microestimulaciones reactivan la circulación sanguínea del cuero cabelludo, oxigenando los folículos pilosos y fortaleciendo la raíz, con lo que se consigue detener la caída. Este procedimiento se denomina ETG y ha sido aprobado por la Agencia de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) y al parecer ha mostrado resultados alentadores en más del 90% de los casos.

Altamente popular es el implante de pelo, técnica que permite "sembrarlo" en forma permanente en zonas donde no existe, o aumentar la densidad en las menos pobladas. Para ello se utiliza cabello del mismo paciente tomado de sectores que estén genéticamente programados para permanecer con vellosidad durante toda la vida, como la nuca. El cabello se extrae con todo y raíz para traspasarlo a otro sitio, de manera que pueda vivir y crecer como en el lugar en que se encontraba, sin problema.

No está por demás considerar como opción para las mujeres que sufren calvicie el uso de postizos o pelucas, que sólo requieren paciencia para adaptación y cuidados pertinentes.

Se puede prevenir la caída del cabello siguiendo sencillos consejos, como los que a continuación te presentamos:

  • No recojas tu cabello estando aún mojado , pues se debilita, pierde fuerza y se cae. Cuando termines de bañarte, quita el exceso de agua con una toalla o secadora eléctrica empleando aire frío, hasta que lo tengas seco de la raíz a 10 dedos hacia abajo para que puedas recogerlo.
  • No uses aire caliente para secarte , ya que el calor abre la corteza del cabello, lo que provoca que se caiga.
  • No duermas con el cabello mojado , pues al estar en contacto con la almohada no lo deja respirar.
  • No laves tu cabello diariamente , ya que se abre el poro y puede caerse.
  • Usa el shampoo y acondicionador indicado para tu tipo de cabello ; lo correcto utilizar el recomendado por tu dermatólogo.
  • Da masaje al cuero cabelludo con la yema de los dedos mediante suaves movimientos circulares, con ello lograrás estimular el flujo sanguíneo.

Además del balance en proteínas y carbohidratos, te recomendamos que complementes tu dieta con alimentos que contengan vitaminas y minerales que protejan y fortalezcan tu cabello, entre ellas:

  • Vitaminas. Principalmente A, B5 (pantenol) y C.
  • Sales minerales.
  • Azufre.
  • Magnesio.

En ningún otro caso como en la caída del cabello es más válida la frase "nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido".


Fuente: www.saludymedicinas.com.mx